Champions League

Barcelona se dio un banquete y venció 3-0 a un Chelsea sin alma

Un doblete de Messi y un gol de Dembelé sentenciaron a los ingleses, que no llegaron a inquietar lo suficiente.

Lionel Messi

Lionel Messi

Foto: Reuters

14 de marzo 2018 , 04:50 p.m.

La lucha que se esperaba en el Camp Nou terminó en otra exhibición de Messi y su Barcelona frente a un Chelsea que, más allá de estrellar dos balones en los palos, no llegó a amenazar la clasificación ‘culé’ a cuartos de final de la Champions League.

Al minuto 2 ya celebraba Messi su gol, en una jugada de fortuna: rebotó el pase de Dembelé en un zaguero, le quedó a Súarez que vio venir al 10 libre y él, que todo lo puede, definió por entre las piernas de Courtois… A lo Barcelona, veloz e implacable. Durísimo golpe para los ingleses

Poco a pocos e iba animando el Chelsea con Willian, mientras retrocedían los marcadores locales.

Ter Stegen salvó la más clara al minuto 12, un remate potente de Willian, extrañamente libre para patear y una vez más lo intentó el brasileño sobre los 15.

Pero no contaban con la lentitud de la marca del Chelsea, que erró en la salida, se concentró en Suárez y le dio espacio a Messi, quien al 20 le sirvió el gol a Dembelé, quien definió arriba y corrió de inmediato para fundirse en un abrazo con el Jefe. Baño de confianza para el francés, paseo en la playa para Barcelona.

Y lo intentó Piqué al 33 y contestó Kanté en un exceso de individualismo al 36 y se fueron diluyendo más en la pierna fuerte y los gritos –incluso de Messi al juez- que en las llegadas a los arcos. Increíblemente se estrelló en el palo el hermoso cobro de Marcos Alonso al 44 y así se fueron al descanso.

Para el complemento, protestó el Chelsea una falta de Piqué contra Marcos Alonso que no se sancionó y justo después volvió a sufrir Courtois frente al invencible Messi, que le repitió la dosis del túnel al 62 y puso a su equipo 3-0 arriba.

Una revancha sicológica logró el belga al atajar dos opciones claras al 78 y al 84 (clarísima contra Paulinho) pero no sirvió de mucho. Tampoco el remate en el palo de Rudy, con Ter Stegen vencido, ya sobre el final del juego.

No logró inquietar nunca Chelsea y, tal como estaba previsto, el Barcelona de Valverde mantuvo su velocidad de crucero hacia cuartos.

GUARDAR
REPORTAR ERROR