opinion

Fútbol, periodismo y... Peláez, por Esteban Jaramillo Osorio

Columna de opinión sobre los recuerdos de una animada conversación.

Archivo ETCE

Esteban Jaramillo, columnista invitado.

Llegó puntual. Es su costumbre. Ni un minuto antes ni uno después. El motivo, charlar de fútbol. Añadir pequeñas historias a desopilantes anécdotas. Fox Sports como telón de fondo y el pretexto subvertir el orden del programa “La última palabra”, con Hernán Peláez su director como invitado. De entrevistador a entrevistado.

“Una picada”, además, con el travieso Don Jediondo y Juan Carlos Sarnari, astro en retiro, radicado entre nosotros.
“Corticas y al pie”, fueron desfilando leyendas, protagonistas, pasajes insólitos, como gasolina de avión para la memoria que aquel día estuvo de fiesta.

Que “el Charro” Moreno, argentino, guapo, peleador y bohemio, jugador del Medellín hasta los 44 años, se emborrachaba la noche anterior a los partidos y horas antes de tocar la pelota se comía una gallina. Sin ello no podía jugar. Entrenaba bailando tangos y milongas porque ensayaba perfiles, controles, movía las piernas y aligeraba el ritmo cardiaco. ¡Vaya pretexto!

Que Pancho Villegas DT del Cali, Cúcuta y Junior se dormía, al final de su carrera, en los partidos y que sus jugadores celebraban a su lado los goles del rival para confundirlo.

Decenas y decenas de recuerdos.

Pasado y presente. Armani? Bueno, seguro. ¿Pero te acuerdas del Negro López o Delménico? ¿De Carrrabs y de Carrizo? Omar Pérez, un crack, ¿pero viste a Jairo Arboleda y Alfonso Cañón? ¿O al aristócrata Heleno de Freitas en Junior? ¿ A Garrincha en su escondijo en Barranquilla, cuando su fútbol estaba de regreso”?. ¿A Higuíta y al pibe Valderrama? ¿ A Nicolás Lobatón y a Delio Gamboa, o al negro Rincón?

En Peláez, ideas tienen sus palabras. Sentencias también sus comentarios. “ Lo que veo ya lo vi”. Habla sin alardes, descomprime con sus conceptos lo complejo. “ Como se enreda con frases rebuscadas, el fútbol en los medios”.
Entrevistador culto y entretenido, comentarista con el arte de la simpleza, informador sin agresividad. Exjugador de fútbol como media punta con calidad. Un ingeniero que engulleron los micrófonos.

En Fox cada semana toca fibras. Encanta cuando ingresa a las vidas ajenas de futbolistas, sin agredir, sin menospreciar. “¿Como voy a hablar de los borrachos en el fútbol si tantas veces bebí con ellos?”
Que tarde vivimos. Feliz cumpleaños, maestro.