torneo aguila

2017 en la B: fracaso de los históricos y dos ascensos aguerridos

Leones y Chicó lograron el cupo a la Primera División tras dos buenas temporadas.

Archivo particular

Chicó y Leones consiguieron el ascenso y buscarán mantenerse en la Primera División.

Leones de Itagüí y Boyacá Chicó fueron los dos equipos que lograron el ascenso a Primera División en un Torneo de la B bastante reñido y demostró que el fútbol en esta categoría crece año tras año. Futbolred hizo el balance y seguimiento a todo lo que dejó un campeonato lleno de alegrías, polémicas, discusiones y tristezas a lo largo de las 44 fechas disputadas.

Revelaciones:

A lo largo de la temporada, el fútbol de ascenso dejó ver varios equipos que dieron la sorpresa por su rendimiento en el campeonato, aunque habitualmente no hacen parte de la lista de favoritos, pelearon hasta las instancias finales por el ascenso y, en algunos casos, dejaron en el camino a otros rivales con mayores pergaminos.

Leones de Itagüí:
Aunque es un equipo con historia en la B, ya que anteriormente fue Deportivo Rionegro, tuvo la oportunidad de disputar varias finales pero nunca se le dio el ascenso. Considerado un equipo de cuidado, pero siempre estuvo detrás del favoritismo de rivales con más recorrido y experiencia en la A.

Generalmente sus planteles cuentan con jugadores jóvenes y de poco reconocimiento, pero con un fútbol que fue en crecimiento año tras año. Hoy superó a esos conjuntos de tradición, y aunque perdió contra Boyacá Chicó la final, fue el mejor de toda la temporada por sus significativos números. Un justo e indiscutible ascenso para los ‘felinos’.

Llaneros:
Un equipo modesto que afrontó una situación económica difícil a lo largo del año, no estuvo ajeno a la crisis del petróleo y eso lo obligó a reducir costos. Ante tal panorama, se apoyó en el equipo sub – 20 que traía consigo Jairo Patiño y con estos nuevos valores lograron consolidar un equipo competitivo y con buen fútbol.

Llegaron a la final del Torneo - II por encima de todos los pronósticos, superaron con autoridad a Quindío y Real Cartagena y estuvieron muy cerca de llegar a Primera División. Premio a la regularidad durante todo el año, ya que en el primer semestre jugaron los cuartos de final contra Boyacá Chicó.

Real Santander:
Otro de los equipos que sorprendió por su gran rendimiento y por aportar una camada de jugadores jóvenes que demostraron gran capacidad técnica. Generalmente no encabeza la lista de favoritos para pelear el ascenso, pero tuvo un primer semestre histórico que lo tuvo cerca de coronarse campeón.

Aunque el Torneo-II le pasó factura por el desgaste físico requerido, su primera parte del año lo dejó como subcampeón tras perder con Boyacá Chicó la final, dejando atrás a históricos como Quindío y a un Leones que siempre complica en las instancias finales.

Orsomarso:
A pesar de que el conjunto vallecaucano no estuvo cerca de lograr el ascenso, es importante rescatar la gran campaña que realizó a lo largo de 2017. Con tan sólo dos años en la categoría ha logrado campañas importantes con una camada de jugadores jóvenes que empiezan a llamar la atención por su gran rendimiento.

En el primer semestre logró llegar a los cuartos de final, pero fue Deportes Quindío el encargado de cortarle el sueño del ascenso. Para el Torneo – II, mantuvo su estilo futbolístico y creció en lo deportivo, actitud que le sirvió para volver a las finales y luchar con Leones por un cupo a semifinales que no se dio.

Llaneros dejó una buena presentación en este 2017. Foto: Óscar Bernal

Decepciones:

En esta categoría es indiscutible que se las llevan los equipos con tradición e historia en el fútbol colombiano que no lograron el ascenso. A pesar de sus inversiones, contrataciones y contar con una hinchada más numerosa, no lograron el objetivo del ascenso y siguen encaminados en alargar un año más su viacrucis.

Deportivo Pereira:
Por las grandes campañas hechas durante los años anteriores y el nuevo formato del Torneo, se pensaba que los ‘matecañas’ lograrían el ascenso. La contratación de varios jugadores extranjeros y un técnico con experiencia devolvieron la ilusión a un plantel que se desplomó por la presión en las rondas finales.

En esta ocasión, no lograr estar entre los dos primeros de la reclasificación y sus tempranas eliminaciones en cuartos de final a manos de Real Cartagena y Cúcuta, respectivamente, ahondaron la angustia y la crisis de una institución que urge del ascenso pero que no encuentra la fórmula para hacerla realidad.

Real Cartagena:
Otro de los históricos que le ha costado retomar el camino hacia la Primera División, el esfuerzo de las directivas y de la ciudad ilusionó a la hinchada con hacer una gran campaña en este año. Pero el plantel careció de jerarquía y de fútbol, sobre todo en el primer semestre.

Luego de un Torneo – I para el olvido, en donde los ‘heroicos’ decepcionaron tras quedar eliminados en la primera ronda y terminar en una penosa casilla 15, renovaron el plantel para el segundo semestre y, aunque llegaron a semifinales, se vieron sorprendidos por Llaneros.

Deportes Quindío:
Los de Armenia no hicieron grandes contrataciones, pero dio a conocer un grupo de jugadores que marcaron diferencia por sus grandes condiciones, algunos de ellos lograron ser tenidos en cuenta por grandes clubes del país. Pero no fue suficiente para ellos y de nuevo vieron truncado el sueño del ascenso.

Durante el primer semestre lograron terminar en la segunda posición y llegaron a las semifinales, pero el sorprenderte Real Santander los dejó por fuera. En el Torneo – II se hizo una campaña aceptable, pero cerró de manera vergonzosa con las goleadas que le propinó Llaneros en cuartos de final.

Figuras

Aunque fueron muchos los jugadores que se destacaron a lo largo del Torneo de la B, resaltamos aquellos que fueron relevantes en las campañas de sus equipos y que marcaron la diferencia en muchos de los partidos que disputaron:

Jeison Medina (Leones): Delantero con gran capacidad goleadora y buena técnica, jugador clave en el ascenso del conjunto antioqueño ya que aportó 18 goles que le sirvieron para ser tenido en cuenta por equipos de la A.

Misael Riascos (B. Chicó): Volante con velocidad y potencia para los ataques por los costados, gran capacidad goleadora y hombre clave en el título y ascenso de los boyacenses con sus 11 tantos.

Erwin Carrillo (Cúcuta): Delantero con experiencia y gran capacidad goleadora, fue uno de los hombres importantes en la temporada y, aunque los rojinegros no lograron el ascenso, le regaló a su hinchada 19 celebraciones en el año.

David Ferreira (Real Cartagena): El experimentado volante samario le dio una mano a los ‘heroicos’ para que llegarán a las finales del segundo semestre. Su técnica y liderazgo marcaron diferencias en el campeonato.

Gustavo Torres (Quindío): Un jugador completo y con capacidad para ejercer varias funciones. Su capacidad técnica y goleadora llevó al Quindío a las finales del Torneo - I y luego ser tenido en cuenta por Nacional.

Julián Ledesma (Real Santander): Un portero que demostró seguridad, firme bajo los palos y efectivo en los penales. Una de las vallas menos vencidas en el Torneo – I y clave para el subcampeonato de su equipo.

Junior Murillo (Orsomarso): Delantero que mantuvo su regularidad a lo largo del año, jugador con potencia y buena definición. En el Torneo – I fue goleador y hombre de confianza para las buenas campañas de los vallecaucanos.

Jhon Velásquez (Llaneros): Joven jugador con buena técnica, velocidad y definición en el área. Sus condiciones sirvieron para liderar la gran campaña de su equipo en el Torneo – II y llamar la atención de clubes de la A.

Real Cartagena tendrá que sufrir otro año en la B. Foto: archivo particular.

Técnicos:

A diferencia de la Primera División, fue un cargo que no tuvo mayores cambios a lo largo de la temporada. La gran mayoría de equipos les brindó la confianza para trabajar. En este 2017 los ex futbolistas fueron los protagonistas:

Juan Carlos Álvarez (Leones): Un hombre de la casa que conoce el balompié antioqueño desde las categorías menores. Logró consolidar un fútbol de toque y de velocidad, apoyado en la buena técnica de sus jugadores.

Jhon Jaime Gómez (B. Chicó): Un entrenador que ha trabajado con el club desde las divisiones inferiores, consolidó un equipo combinado entre jóvenes y experimentados y un líder a la hora de levantar al equipo en lo psicológico.

Jairo Patiño (Llaneros): Su experiencia y conocimiento en el fútbol le permitió alcanzar el liderazgo dentro de un grupo de jóvenes que entendió su idea de juego y logró consolidar un sistema de juego apoyado en las ganas y la ambición.

Flavio Robatto (Cúcuta): El entrenador argentino demostró su experiencia para afrontar el fútbol de ascenso y le impregnó a su equipo una actitud ofensiva y con vocación al ataque, los rojinegros fueron uno de los clubes más goleadores.

También se les quiere dar un reconocimiento a Álex Escobar y José Sangiovanni, quienes lograron con Orsomarso hacer una campaña aceptable y con un fútbol bien jugado y ordenado. También a Víctor González, quien con Real Santander consolidó un equipo modesto pero con equilibrio y orden defensivo.

César Dussán
Especial para Futbolred