Copa Libertadores

Millonarios igualó 1-1 con Independiente y terminó salvado por Faríñez

El embajador falló algunas opciones de gol y dejó escapar puntos que lo comprometen para clasificar.

Millonarios vs Independiente

El equipo embajador tendrá que ganar en Brasil, pero dependiendo del resultado en Argentina.

Foto: Héctor Fabio Zamora/ETCE

18 de mayo 2018 , 02:41 a.m.

Millonarios pecó este jueves en la definición, en el orden defensivo y pagó caro. Independiente de Avellaneda le sacó un empate 1-1 en El Campín y dejó el albiazul complicado para la última fecha de la Copa Libertadores, último del grupo 7 de la competición. El albiazul, que tuvo actitud más no los suficientes argumentos, terminó salvado por su arquero, el venezolano Wuilker Faríñez.

El cuadro embajador salió con la claridad de que tenía que arrollar a su rival, presionarlo desde su línea defensiva, porque era el obligado a ganar. Así, los dirigidos por Miguel Ángel Russo fueron los que propusieron, los que encimaron a su rival. El juego por los costados fue la contante del local, y así puso en dificultades a la defensa del equipo argentino.

Juan Camilo Salazar y Jáder Valencia, novedades en el ataque, se movieron con velocidad, al igual que Ayron del Valle, y trataron de abrir espacios. Sin embargo, se encontraron con las atajadas de Martín Campaña y el nerviosismo para definir.

Los primeros treinta minutos fueron azules en su totalidad, pero luego Independiente se sacudió, aprovechó que Millonarios se fue quedando, y tuvo la oportunidad de llegar en un par de oportunidades, pero el arquero Wuilker Faríñez, como es costumbre, mostró todas sus calidades.

En la segunda parte, se repitió el libreto: Millonarios con la iniciativa, pero mucho mejor controlado por la recia defensa argentina. A los 12, un centro pegó en el brazo de Fernando Amorebieta y el árbitro chileno Roberto Tobar no dudó en decretar penalti. 60 segundos más tarde, Andrés Cadavid pateó de zurdazo potente para abrir el marcador y poner arriba al embajador.

Desde la jugada del penal se calentaron las cosas entre los futbolistas. Los de Independiente increparon antes y después del cobro y los azules entraron en esa disputa. Desde ese momento el partido entró en una mezcla de fricciones y juego de vértigo, sin claridades y mucha pierna fuerte. Y como Millonarios no renunció a un segundo gol, no pensó con cabeza fría y cayó en el desorden; algo que aprovechó su rival para empezar a crear espacios en los contraataques.

El juego, que se hizo de ida y vuelta, tuvo las opciones más claras para Independiente, pero Faríñez cada vez se hizo más importante. En una jugada de gol errada por los albiazules, nació otra salida de contragolpe de los diablos argentinos, y Emanuel Gigliotti logró empatar tras dejar botado a Cadavid y definir con elegancia.

Con el juego empatado, ningún equipo bajó las revoluciones, pero Independiente fue el que contó con las más claras para desequilibrar el marcador. Faríñez se convirtió en el salvador de un equipo que a esa altura era presa de la impotencia.

Ahora, Millonarios tendrá que ganar en su visita a Corinthians, la próxima semana, y esperar que Independiente no derrote a Deportivo Lara. Solo esa mezcla de resultados clasificará al albiazul a octavos de final.

GUARDAR
REPORTAR ERROR

TEMAS RELACIONADOS