Copa Águila

Quindío, el sobreviviente del fútbol de ascenso en la Copa Colombia

Los secretos de una campaña con altibajos y el difícil reto que trae enfrentar a Junior.

Quindío

El conjunto cuyabro quiere ser protagonista del fútbol colombiano.

Foto: Tomada de Twitter: @QuindioOficial

03 de agosto 2018 , 07:20 a.m.

A partir de este año, la Dimayor tomó la decisión de cambiar el formato de la Copa Colombia, atrás quedaron aquellos hexagonales regionales de la primera ronda y se dio paso a los duelos de eliminación directa. Dentro de los cambios establecidos, también se concluyó que los equipos de la Primera B deberán buscar su clasificación a rondas finales desde la fase inicial.

Situación que les quitó el protagonismo a los clubes de la Segunda División, ya que tan sólo cuatro de 16 participantes pueden enfrentarse contra los de Primera. Barranquilla, Cúcuta y Pereira se dieron ese lujo pero dijeron adiós en los dieciseisavos de final tras caer contra Once Caldas, Boyacá Chicó y Leones, respectivamente. El único sobreviviente del Torneo de ascenso fue el Deportes Quindío, que dio la sorpresa tras eliminar a Rionegro Águilas.

Campaña que merece sus créditos y que amerita reconocimiento tras ser el único representante del Torneo de la Primera B que aún tiene aspiraciones de pelear por ese sueño que se llama Copa Libertadores:

Un visitante de cuidado:

Desde su aparición en la Copa, Quindío ha empezado sus duelos directos fuera del estadio Centenario y esta situación la ha convertido en una ventaja, ya que de los tres partidos que disputó, ganó dos (1–3 a Universitario de Popayán y 0-1 a Rionegro Águilas) y empató uno (1–1 a Bogotá). Una importante campaña de siete puntos y que le ha dado la posibilidad de definirlos como local.

La eliminación directa ha sido una instancia que le ha sentado bien a los dirigidos por Alberto Suárez, ya que su equipo se ha plantado con un orden táctico que invita a la urgencia de sus rivales, quienes por su afán de lograr la victoria en el juego de ida, han permitido ventajas que la delantera quindiana ha aprovechado en buena forma.

Como local se ha hecho fuerte en defensa:

Aunque es un aspecto para destacar, se convierte también en un arma de doble filo. Las importantes victorias de los ‘cafeteros’ fuera de casa les ha alcanzado para administrar dichas diferencias a su favor en el Centenario pero, a excepción del encuentro contra Bogotá, en el cual ganó 3–0, ha sufrido bastante para hacerse con las series clasificatorias.

Gran responsable de esta situación ha sido su bloque defensivo, de los tres encuentros jugados en Armenia, tan sólo recibió un tanto y fue en la sorpresiva derrota contra Universitario de Popayán. Sin duda un arma que tiene Quindío para lo que se viene en la Copa Colombia, aunque también es consciente que el rival que enfrentará tiene una delantera de peso que los pondrá a prueba.

La Copa lo encontró en su mejor momento futbolístico:

No se puede negar que la campaña de Deportes Quindío en la presente temporada ha dejado ver muchos altibajos y su sexta posición en la tabla del Torneo ha sido una demostración de aquello. Pero en un campeonato tan largo los equipos tienen momentos positivos y durante estos periodos de tiempo los de Armenia se han visto beneficiados porque se han cruzado con los partidos de la Copa Colombia.

En el pasado mes de marzo logró su clasificación a segunda ronda tras superar a Bogotá, en esas fechas no perdió en el fútbol de ascenso durante cuatro jornadas consecutivas. Ya en abril y mayo, el buen rendimiento mermó en el conjunto ‘cafetero’, tan sólo perdió dos partidos, pero sus síntomas de ‘empatitis’ ya se hicieron evidentes tras igualar en cinco juegos.

No es el favorito y juega sin la presión que trae su rival:

Aunque es para resaltar la presencia de Quindío en los octavos de final de Copa, no se puede negar que su prioridad está en lograr el ascenso a Primera División. Los últimos resultados no han sido los mejores y ven el enfrentamiento contra Junior como una oportunidad para mejorar el panorama, claro que si no avanzan de ronda no habrán fuertes señalamientos.

Situación particular para los dirigidos por Alberto Suárez, quienes saben que han cumplido en Copa y que jugarán sin la presión que sí trae su rival de turno. Una eliminación para ellos no acarrearía las complicadas consecuencias que sí tendrían que asumir los de Barranquilla en caso de dar un paso en falso y esto podría marcar diferencias a la hora de jugar el encuentro.

César Dussán
Especial para FUTBOLRED

GUARDAR
REPORTAR ERROR