Liga Águila

'Mis goles son la cura para la depresión de mi padre': Jeison Medina

El atacante de Leones marcó el primer gol del equipo antioqueño en la A. Una historia ejemplar.

El atacante antioqueño se tiene fe para brillar en su primer año en la A.

Foto: Tomada de Twitter: @EnlaceLeones

16 de febrero 2018 , 04:27 p.m.

La historia de Jeison Medina, delantero de Leones de Itagüí, está alejada de pandillas, riesgo de malos pasos, amigos que le hayan ofrecido cosas prohibidas o el dinero fácil. Por el contrario, el goleador del equipo recién ascendido está más ligada al estudio, las ganas de triunfar, al apoyo de un hogar y al constante deseo de superación que le inculcaron sus padres.

El pasado sábado, 10 de febrero, Jeison anotó el primer gol en la historia del equipo antioqueño en la Liga profesional de Primera División. Su víctima fue el América de Cali, aunque fue el escarlata que se llevó los 3 puntos con un 1-2 en el estadio Daniel Villa Zapata.

“Es increíble lo rápido que han pasado tantas cosas buenas en mi vida”, narró Medina Escobar en charla con FUTBOLRED. Y es que hace apenas un año, el itagüiseño estaba terminando su carrera de Diseño Gráfico y parecía que la posibilidad de ser un futbolista profesional se le escapaba de las manos. “Pero no me rendí; salió la convocatoria de Leones, que llegaba al municipio para jugar en la B. Pasé las pruebas y me quedé, y anoté 18 goles el año pasado para ayudar al ascenso del equipo”, añadió el atacante.

Sus anotaciones en la B, la temporada anterior, y el primer tanto en la A, siempre fueron para sus familiares, pero en especial para Ovidio, su padre, quien ha sido una muestra de trabajo honesto y un ejemplo para cargar y superar una enfermedad que lo ha aquejado por años.

“Mi papá sufre de depresión, pero está contentísimo con mi carrera de futbolista y viene en una mejoría impresionante, ya no le han dado crisis. Ahora sale, lo saludan y habla mucho de mí en el fútbol, así que eso ha ayudado para su enfermedad”, confesó Jeison con orgullo, pues su padre es una motivación más para seguir por la senda goleadora.

Siento que mis goles son la cura para ayudar a mi padre a salir de esa depresión. Mi idea es darle muchas alegrías para que no vuelva a caer en un centro de reposo”, continuó el antioqueño, hermano de Jessica y Sara.

Medina contó que el trastorno de su ‘viejo’ es de herencia: “Los padres de él y algunos hermanos han sufrido de eso”. “Siempre lo veíamos con sus traumas, sus crisis, así que todos sabíamos manejarlo desde que yo era muy chiquito. Alguna vez quiso suicidarse, pero la fortaleza de la familia siempre sirvió para salir adelante y superar las angustias”, comentó.

Así como sus dos hermanas, Medina Escobar ha visto en María Eugenia a una madre valiente, “echada pa’ delante”, que también ha servido como motor de la familia y como la muestra clara de que la unión familiar puede con cualquier obstáculo.

“Mi madre me enseñó a que hay que luchar por los sueños. Ella y mi papá se iban a pie para ir a verme, porque solo había dinero para un pasaje de bus y era el mío, para que su hijo no llegara cansado a jugar. Eran dos o tres horas de caminada. Ambos me enseñaron que en el fútbol, o en cualquier cosa de la vida, hay que ser perseverante, tener paciencia y mucha disciplina”, dijo el delantero del equipo de Itagüí.

Un camino largo para llegar al fútbol profesional

“Tuve la oportunidad de quedar goleador en casi todos los torneos que jugué, pero la falta de oportunidades no me dejó llegar más temprano al profesionalismo”, indicó el novio de Geraldine, con quien comparte una sólida relación de 5 años.

Jeison Medina recuerda con nostalgia su paso por las categorías menores de Atlético Nacional, de donde salió a los 15 años. “De ahí me presenté en América, duré una semana y no quedé; en La Equidad estuve 15 días, el profesor Santiago Escobar me dijo que regresara en enero de 2016, pero cuando llegué a Medellín me salió una propuesta de jugar en un equipo de cuarta división de Italia (el Castiadas); yo soñaba con la oportunidad de ir a Europa, de ayudar económicamente a mi familia, pero en febrero me devolví a sacar los papeles de visado y ya era tarde porque allá cerraban el mercado y me tocó quedarme en Colombia jugando en la Liga de Antioquia”, contó el delantero de 22 años.

Después de tocar el sueño europeo, intentó llegar a Panamá, pero duró dos semanas en el Centenario, de Segunda, y decidió no firmar ningún papel. “Después me devolví, estudié e iba jugando con la Liga de Antioquia, en donde también salí goleador”.

Hasta que por fin, Medina recaló en Leones, juega en su tierra y por eso tiene barra propia, constituida por sus padres, hermanas, primos y primas, y su novia.

“Gracias a Dios tengo el don de hacer goles. Soy rápido, fuerte en el juego aéreo, puedo jugar por fuera del área. Quiero ser goleador de Primera División. Es mi sueño, poder superarme y ayudar a que el equipo permanezca en la A”, comentó Jeison, quien tiene como espejos a Víctor Aristizábal, a Paolo Guerrero y a Luis Suárez.

Juan Pablo Arévalo López
Periodista de Futbolred
juaare@eltiempo.com
En Twitter: @ArevaloJuanP

GUARDAR
REPORTAR ERROR