Liga Águila

Néstor Salazar y su colección de 17 camisetas del fútbol colombiano

‘Palmira’ tiene la marca como el jugador que estuvo en más equipos de la Liga local.

Néstor Palmira Salazar

Su velocidad y picardía, además de sus goles, son recordados en el fútbol colombiano.

Foto: Juan Pablo Rueda

15 de agosto 2018 , 06:58 a.m.

En delantero vallecaucano Néstor Salazar ostenta otra marca imborrable en la historia del fútbol profesional colombiano: es el jugador que más camisetas ha vestido en 70 años del balompié criollo, con un total de 185 goles en 400 partidos –durante 15 temporadas– y la satisfacción de nunca haber sufrido lesiones graves.

En total fueron 15 las divisas que defendió en el país: Deportes Palmira, Deportivo Cali, Bucaramanga, Cortuluá, América (dos periodos), Nacional (dos periodos), Junior, Centauros, Pereira, Quindío, Chicó, Pasto, Real Cartagena, Santa Fe y Águilas Doradas de Itagüí; además de las de Gimnasia y Esgrima de La Plata (Argentina) y Deportivo Quito (Ecuador) en el exterior.

Su retiro definitivo se dio el 11 de junio de 2011, haciendo parte de Águilas Doradas frente a Nacional, ese día perdieron 2-1 con el elenco verdolaga, y Salazar, fiel a su costumbre, anotó el único gol de los itagüiseños.

Hoy, con toda tranquilidad y mientras ve un entrenamiento de los jóvenes de la Academia Palmira Salazar, que dirige en su municipio natal, sostiene: “Fue algo súper importante para mí en lo personal, pienso que fue una buena experiencia con los clubes en que jugué, haber tenido la oportunidad de usar tantas camisetas en el fútbol colombiano”.

Afirma que la fecha más importante en su carrera, sin duda, fue la del debut profesional: “8 de marzo de 1995. Alcancé a jugar 15 minuticos en un clásico América- Cali (que terminó 1-1, tantos de Leonel Álvarez y Édison ‘Guigo’ Mafla), el profesor ‘Pecoso’ Castro me metió 15 minuticos, allí me di a conocer y dejé una muy buena imagen con el Cali. Tenía 21 años, el momento en el que técnico te llama y te dice que vas a ingresar en un partido tan esperado, sentí los nervios normales que se experimentan en el fútbol”.

Sus inicios se dieron a los 8 años de edad en un equipo de la cuadra, con un técnico al que llamaban ‘don Coqui’, ya que en esa época no existían las escuelas de fútbol, sus buenas condiciones lo llevaron al Deportes Palmira y luego a la Selección de su municipio, donde lo observaron los técnicos ‘Cheché’ Hernández y Jorge Ramírez Gallego, ‘Gallegol’, para que se vinculara a las divisiones menores del Deportivo Cali, en 1991.

thumbnail text
Néstor Salazar, el jugador que actuó en más equipos del fútbol colombiano
Entrevista con el atacante que nos contó su historia por los 15 equipos que pasó en la Liga Colombiana.

Sin embargo, ha sido una constante que el conjunto verdiblanco envíe sus canteranos a madurar a otros clubes, y Salazar se fue al Bucaramanga y luego a Cortuluá, en el que fue canjeado junto a otros cuatro jugadores más un dinero por Mario Yepes, quedando en propiedad del equipo ‘corazón’ en 1997, con la dirección del colombo-argentino Óscar Héctor Quintabani.

Tampoco olvida los títulos, especialmente el que logró en la temporada 2000 –la décima roja- con el cuadro de sus amores, el América –que orientaba Jaime de la Pava–, aunque guarda un gran respeto por el Cali, que lo formó. “Ganar un título con el equipo de tu simpatía no se puede describir con palabras, conformamos una familia con compañeros como Wílmer Ortegón, Frankie Oviedo, Orlando ‘Pony’ Maturana, Leonardo Moreno, Foad Mázziri, Jerson González, William Zapata y estaba empezando David Ferreira, con 20 añitos”, dice.

De igual forma, fue campeón con Chicó en el año 2008, cuando, contra todos los pronósticos, vencieron al América en la final.

Palmira Salazar

Cuenta y revisas sus camisetas, y 'Palmira' se llena de nostalgia con su gloriosa carrera.

Foto: Juan Pablo Rueda

Con alegría recuerda que Cortuluá le permitió también vivir momentos gratificantes, como en la temporada 1998-1999, “cuando teníamos un grupo que jugaba de memoria, ganamos el primer torneo en Colombia, aunque no se entregaba título, y jugamos la Copa Libertadores, creo que el crecimiento fue muy importante”.

Admite que a casi a todos los equipos les hizo gol, pero el que permanece en su mente fue el primero como profesional, en 1996 con Cortuluá frente al Atlético Huila, de tiro libre. Esta es la hora, pasados 22 años, que no ha podido conseguir el video.

Esa temporada el Cali se hizo a la corona, pero Salazar ya no estaba, pues le había pedido al entonces presidente, Humberto Arias, que lo dejara ir a otro conjunto en que tuviera más oportunidades de actuar.

‘Palmira’, como se le conoció en el medio local, acepta con nostalgia que como jugador activo pudo haber dado un poco más, haberse consagrado en la Selección Colombia y haber ido al fútbol europeo. Al mismo tiempo, aprovecha para hacer un paralelo con el fútbol nuestro actual: “En esa época era más difícil estar allá, en una temporada de la mitad de la década del 90 hice 27 goles y la oferta más llamativa era irme a Japón; ahora un muchacho hace 6 ó 12 goles y la mínima posibilidad es salir a México. Hay más publicidad y más medios para que todo mundo los vea”.

Si hay algún estratega que tenga anécdotas con jugadores es Fernando ‘Pecoso’ Castro, y Néstor trae una a colación con él: “En 1995 tuve la posibilidad de una concentración en Bogotá para jugar con Santa Fe, ese día teníamos un horario para llegar al comedor, me quedé dormido, llegué media hora después y eso me costó un castigo de entre 5 y 10 partidos sin estar siquiera de suplente y viajar a otras ciudades. ‘Pecoso’ era muy estricto, sobre todo con los que estábamos empezando, y más nos exigía”.

A propósito de entrenadores, de quienes afirma que fueron todos fundamentales para su aprendizaje, menciona a Óscar Héctor Quintabani como el que cambió su forma de jugar: “Estoy muy agradecido con él porque me ubicó en una posición donde hice toda mi trayectoria, porque inicialmente era puntero izquierdo de línea y él me vio la virtud de jugar de ‘9’, allí comencé a destacarme en el fútbol colombiano, me decía que por posición, potencia y velocidad podía sacar menor ventaja a los centrales para definir, y realmente así fue”.

“Los defensas más duros que enfrenté fueron Francisco ‘Pacho’ Foronda y Bélmer Aguilar, eran muy rígidos”, manifiesta entre risas.

Marco Antonio Garcés
Corresponsal Futbolred Cali
En twitter: @marquitosgarces

GUARDAR
REPORTAR ERROR

TEMAS RELACIONADOS