Antes de que se confirmara el viaje de Wilberto Cosme a México, Hernán Torres, técnico de Millonarios, tenía un pedido especial para la directiva de Millonarios: contratar a un goleador. La definición fue asignatura pendiente del campeón colombiano y, para 2013, el DT no quiere perdonar a los rivales.

Varios nombres hay en carpeta, pero el que encabeza la lista de preferencias es Fredy Henkyer Montero, delantero atlanticense de 25 años que desde enero de 2009 partió a la liga estadounidense, donde luego de cuatro temporadas es figura del Sounders, con el que viene de disputar semifinal en noviembre pasado.

Como la MLS comenzará hasta marzo, el jugador quiere tener competencia antes y disputar la Libertadores lo seduce. La firma del exHuila y Cali es lo de menos, el arreglo pasa porque Millonarios logre con el equipo de Seattle la cesión del jugador, como mínimo hasta junio.

¿Sigue a la distancia el torneo colombiano?

Siempre. A veces por la diferencia horaria no podemos ver los partidos en directo, pero con Jhon (Kennedy Hurtado) los buscamos en internet o entramos a las páginas para saber cómo va el torneo. El vínculo nunca se ha perdido y menos ahora teniendo la tecnología que te permite estar enterado de todo con un solo click.

¿Extraña algo de la Liga?

Es distinta a lo que se juega en Estados Unidos porque en Colombia tienes más espacio, hay pausa y el ritmo es otro, mientras acá es potencia, velocidad, dinámica... La verdad que he crecido mucho como jugador desde que llegué al Sounders, puedo decir que soy más completo.

El llamado a la Selección de Carlos Valdés, ¿le mantiene viva la ilusión de ser convocado?

Por supuesto, todos los días uno trabaja y se esfuerza para tener esa oportunidad y el que el profesor Pékerman haya mirado hacia la MLS, demuestra que esta es una liga competitiva y que sigue creciendo.

¿Cree que la liga estadounidense es menospreciada en Colombia?

No sé, pero una cosa es lo que se ve a la distancia y otra es disputarla. La exigencia es máxima, hay jugadores de talla mundial y mucha experiencia, y se ha venido consolidando, al punto que en competencias de Concacaf, los enfrentamientos con equipos mexicanos son bastante parejos.

Llegó y en un año ya era el jugador franquicia del equipo (está por fuera del tope salarial)...

No deja de ser una presión grande, pero lo único que debes hacer en la cancha es responder con buen fútbol y goles.

¿Qué fue lo que más le costó?

El cambio fue drástico, llegar a un país desconocido y con otro idioma fue difícil, pero me dio duro el clima, ya que venía de altas temperaturas en Cali y Barranquilla, mientras acá en Seattle hace mucho frío y llueve, hasta nieve cae en invierno. Fue un reto difícil, la vida me cambió del cielo a la tierra y le doy gracias a Dios por todo lo que me ha dado en este país, hasta el amor de mi vida, ya que mi señora es de acá (se casó hace dos semanas con la estadounidense Alexis Immig).

Fabián M. Rozo Castiblanco
Redactor de EL TIEMPO
Seattle, EE. UU.