Mundial Rusia 2018

Luzhnikí, el imponente estadio donde comenzará la historia del Mundial

Un escenario enorme, apenas acorde con el tamaño del anfitrión, hace gala de su historia y su magia.

Luzhnikí

El estadio se encuentra tres estaciones al sur de la Plaza Roja y tiene capacidad para 81.500 personas.

Foto: FUTBOLRED

14 de junio 2018 , 06:09 a.m.

Lo primero que se aprende a decir al llegar a Moscú por estos días es un nombre: Luzhnikí. El acento se lo pone cada quien y pasa de la Z en la que enfatizan los británicos, pasando por la N de algunos suramericanos y la segunda Í de uruguayos y argentinos. Todos estamos mal y lo sabemos. Porque, según los rusos, se acentúa en la U, sin exagerar el énfasis y con un toque sutil, casi musical, al final.

Y uno se pasa el tiempo ensayando la pronunciación hasta que al final entiende y se hace entender, pues el Estadio de Luzhnikí es por estos días el escenario de los escenarios del balompié mundial: aquí se dará este jueves el puntapié inicial de la Copa Mundo Rusia 2108.

'Luzhnikí, Luzhnikí' vamos murmurando los extranjeros mientras nos aproximamos en el Metro a la estación que lleva a este gigante, para tener que perder el esfuerzo en cuando descubrimos que nuestra parada no tiene nada que ver con nada: se llama Sportivnaya. Es el cruel destino de
quienes no mascullamos el idioma…

Pero la desconexión no es gratuita: antes de que Rusia fuera sede del Mundial de fútbol y después de que pase este evento, este punto de Moscú seguirá siendo un escenario más del enorme Complejo Olímpico en el que se formaron los atletas que hicieron de este país un potencia deportiva (posición discutida por muchos dados los últimos escándalos de dopaje… pero esa es otra historia). “Sportvnaya se llama así por todo el deporte, no sólo el fútbol”, nos explica una de las voluntarias que apoyan la logística en Moscú.

thumbnail text
Así es Luzhnikí, el estadio inaugural de Rusia 2018
El estadio se encuentra tres estaciones al sur de la Plaza Roja y tiene capacidad para 81.500 personas.

Pero volvamos al Luzhnikí y a su inmensidad, a lo elegante que se ve, rompiendo el orden de los edificios medianos, sin ascensor, grises y de aspecto ochentero del vecindario, justo contra la ribera del Río Moskva.

Es necesario caminar un par de cuadras para alcanzar su entrada principal, marcada por una enorme figura de Lenin, que daba nombre al escenario en tiempos del comunismo. Estadio Central Lenin, se llamaba entonces. La foto es obligatoria y luego se camina –siempre y mucho- hasta encontrar la única puerta habilitada antes de la inauguración: la de la prensa.

Paredes blancas marcan el inicio del recorrido, que lleva a dos ascensores enormes, con espacio suficiente para los hombres y las máquinas. Las dos salas de prensa, totalmente equipadas con televisores, Internet inigualable y todas las comodidades para el trabajo, tienen vidrios panorámicos desde donde se ven los obreros, trabajando a marchas forzadas para terminar los stands de las marcas patrocinadoras de la Fifa, y los autos azules, marcados con rutas incomprensibles, que van y vienen siempre con prisa, llevando y trayendo funcionarios de traje y aire de importancia.

Corren todos dentro y fuera del estadio, que en los años 90 era un espacio con césped artificial, la única opción para paliar las difíciles condiciones climáticas. Sus usuarios, hasta 102mil de pie, eran especialmente los hinchas del Spartak de Moscú y a los atletas, usuarios de la pista alrededor
desde los años 50.

Pero vino el Mundial y obligó el año pasado obligó a una compleja transformación, que incluyó el sembrado de pasto natural, con un sistema de riesgo ultra moderno y un sistema de calefacción que lo mantiene apto para la competencia aún en los meses más fríos del año. Y cuando en Rusia
se habla de frío, se habla en serio.

El estadio sufrió la tragedia de la muerte de 66 personas en una avalancha humana en 1982 (Spartak vs. Haarlem, por Copa UEFA) pero pasó la página y fue sede de la final de la Champions (Manchester United-Chelsea en 2008).  Hoy en día puede albergar a 81.500 personas cómodamente sentadas, protegidas del frío y la lluvia y listas para disfrutar desde este jueves la gran fiesta del fútbol mundial. Luzhnikí, así, como con música, abre las puertas de Rusia al mundo. 

¡Aquí empieza la fiesta!

Luzhnikí

El estadio Luzhnikí tiene capacidad para 80.000 personas y será sede del primer partido.

Foto: EFE

Luzhnikí

El estadio se encuentra tres estaciones al sur de la Plaza Roja y tiene capacidad para 81.500 personas.

Foto: Mauricio Moreno/CEET

Luzhnikí

El estadio se encuentra tres estaciones al sur de la Plaza Roja y tiene capacidad para 81.500 personas.

Foto: Mauricio Moreno/CEET

Luzhnikí

El estadio se encuentra tres estaciones al sur de la Plaza Roja y tiene capacidad para 81.500 personas.

Foto: Mauricio Moreno/CEET

Luzhnikí

El estadio se encuentra tres estaciones al sur de la Plaza Roja y tiene capacidad para 81.500 personas.

Foto: Mauricio Moreno/CEET

Luzhnikí

El estadio se encuentra tres estaciones al sur de la Plaza Roja y tiene capacidad para 81.500 personas.

Foto: EFE

Jenny Gámez
Editora FUTBOLRED
Enviada especial en
 Rusia.

GUARDAR
REPORTAR ERROR

TEMAS RELACIONADOS