Mundial Rusia 2018

La era de Tite con Brasil: solo perdió un partido y fue un amistoso

El entrenador de Brasil vive una gran época con su selección y ahora busca ganar el Mundial.

Tite

El seleccionador brasileño empieza a tener rachas con su equipo.

Foto: REUTERS

02 de julio 2018 , 03:30 p.m.

Cinco días habían pasado desde la renuncia de Dunga al banquillo de la selección brasileña cuando un anuncio oficial a través de las redes sociales reveló el nombre del rey puesto: Tite, nacido el 25 de mayo de 1961 como Adenor Leonardo Bacchi. Era el 20 de junio de 2016, un día muy feliz para el técnico que venía de proporcionar muchas alegrías a los hinchas del Corinthians, el club de fútbol más popular del país después del Flamengo.

Con el nombramiento, el de Caxias do Sul encontró el resarcimiento a la frustración que vivió con la espera vana para tomar el testigo de su paisano Luiz Felipe Scolari tras el doloroso fracaso en el Mundial de 2014. "Me quedé esperando en el sofá de mi casa", dijo después Tite al describir su escena cuando se produjo la divulgación del anuncio de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) de la vuelta al banquillo de Carlos Caetano Bledorn Verri 'Dunga'.

Y como es de ley que a rey muerto, rey puesto, la caída irremediable como seleccionador del que fue capitán de Brasil en la conquista del Mundial de 1994 abrió de par en par las puertas para el técnico de moda en el que se proclama 'el país del fútbol'. Su trabajo en el campo comenzó el 1 de septiembre de 2016, es decir hace 669 días.

Recibió a una selección en el sexto puesto de las eliminatorias sudamericanas, es decir, lejos de los caminos que llevaban a Rusia, y desmoralizada al quedar eliminada, dos meses atrás, en la primera fase de la Copa América jugada en territorio estadounidense.

De la mano de Tite la Canarinha cabalgó en las eliminatorias hasta el punto de que terminó clasificado con varias jornadas de anticipación y con diez puntos de ventaja sobre el segundo, Uruguay. Un año, diez meses y un día después del comienzo del trabajo de Tite en la cancha, la verdeamarela presenta un superávit del 85,3 por ciento en el índice del aprovechamiento de los partidos jugados.

En otras palabras, con Tite en el banquillo Brasil ha jugado 25 partidos entre los de eliminatorias, amistosos y los cuatro que hoy completó en el Mundial de Rusia. Ganó 20, igualó 4 y perdió apenas un amistoso contra Argentina. En total, sus jugadores marcaron 54 goles y el equipo apenas encajó 6. El último ocurrió hace cuatro encuentros, en el debut mundialista con Suiza (1-1).

Hasta hoy la portería de Allison no presenta más novedades. Así es el 'método Tite', que en territorio ruso tiene, al menos, otro partido al frente. Bélgica o Japón será el adversario en la fase de cuartos de final, una instancia mundialista a la que los brasileños llegan por séptima vez consecutiva. Próxima estación, Kazán, el 6 de julio, cuando Tite estará viviendo el día 673 como seleccionador.

GUARDAR
REPORTAR ERROR

TEMAS RELACIONADOS