Opinión

Los mejores

Nicolás Samper escogió su once ideal del Mundial de Rusia 2018. ¿Cuál es su equipo?

Nicolás Samper, columnista invitado.

Foto: Archivo Particular

18 de julio 2018 , 01:37 a.m.

Yo sé que ya sin Mundial la cuesta arriba se hace más difícil. Estuvimos mal acostumbrados, y eso nos pasa cada 4 años porque la ausencia de fútbol con las figuras de primer nivel termina dejándonos en un estado de orfandad tremendo. Por eso mejor recordar una vez más aquellos que nos brindaron una sonrisa y alegría en medio del tiempo que vivimos esta Copa del Mundo. Este fue, en mi concepto, el once ideal del torneo.

Arquero:
Thibaut Courtois se mereció el Guante de Oro que al final lo proclamó como el mejor en su puesto. Siempre seguro, dueño de grandes momentos individuales ayudó a que cierto desbalance defensivo de los belgas se disimulara gracias a sus manos. Su mejor momento fue contra Japón, porque en un partido muy difícil atajó una pelota de tiro libre de Honda cuando el duelo iba 2-2 y en el córner siguiente, con su mano y velocidad mental de número 10, empezó la jugada para el gol de Chadli que le dio el triunfo a Bélgica.

Defensas:
Pavard y Vrsaljko fueron los laterales más juiciosos en marca y decididos en ataque. El hombre del Stuttgart -hoy ya en el Bayern Múnich- dejó aquel golazo a Armani como recuerdo; y el del Atlético de Madrid, los centros precisos y claros para que los atacantes croatas aprovecharan el gran valor de envío con el que cuenta en su pie derecho.

Mis centrales serían Umtiti y Vida: el del Barcelona dio seguridad, a pesar de que comenzó con algunos altibajos. Su gol frente a Bélgica subió sus acciones. A Vida lo elijo por cosas más del corazón: tiene limitaciones técnicas, parece no ser tan veloz, pero su sangre hizo que un gol suyo a Rusia le diera a Croacia la oportunidad de pensar en grande. No hay que dejar atrás que, ante su carencia de rapidez, sus quites deslizantes -muy al estilo Mario Yepes- levantaron aplausos.

Volantes:
Kanté es probablemente el mejor volante de recuperación en el mundo hoy por hoy, y lo demostró con Francia. Porque lo suyo no es solamente atropellar y recuperar, sino que es un gran pasador de bola. Contra Argentina desapareció a Messi y sus balones aéreos profundos fueron ‘delikatessen’ para los veloces atacantes de su equipo. Modric hace parte de este compendio. Claridad mental, con funciones defensivas como en el Real Madrid y desparpajo ofensivo como cuando vestía los colores del Tottenham. De Bruyne fue otro de los destacados: pases siempre al pie, remate de media distancia y buena adaptación táctica a las labores que le encomendó Roberto Martínez, que lo alejó de los extremos pero que lo transformó en un reloj en el que Bélgica marcaba con su talento, los ritmos del juego.

Delanteros:
A Hazard, siendo volante, hay que ubicarlo como un ‘wing’ de los antiguos, con desbordes y diagonales hacia adentro que nadie pudo resolver. Cierta carencia temperamental que se le achacaba en los instantes de apremio, fue borrada en especial el día de la derrota frente a Francia. Fue el único de su equipo que se esmeró más que todos en cambiar el destino. Griezmann y Mbappé completan el once. Cada quién podrá plantear el suyo y la discusión estará abierta, más allá de que en el equipo ideal de la Fifa incluyeran a Neymar y a Paulinho...

GUARDAR
REPORTAR ERROR