Opinión

Coraje

Jenny Gámez, editora de FUTBOLRED, escribe sobre Croacia en la final del Mundial.

Jenny Gámez recortada final

Jenny Gámez recortada final

Foto: Jenny Gámez recortada final

12 de julio 2018 , 10:30 a.m.

“Impetuosa decisión”. La victoria parte siempre del hecho consciente de ir por ella sin que pese ninguna otra consideración. Las circunstancias, el esfuerzo -que muchas veces puede superar la propia

Es un hecho que el día que se encuentra lo que se quiere se va la vida en alcanzarlo. Y para Croacia eso era la final del Mundial de Rusia 2018. Arrasó en la primera ronda con tres victorias frente a Nigeria, Islandia y Argentina, esta, tal vez la mejor demostración de fútbol profundo, constante y letal que se ha vuelto su sello. Vendrían los inocentes daneses y los rusos, que alentados por su gente por poco dan un golpe de nocaut.

Pero ya estaba decidido que Croacia cambiara para siempre su historia llegando a la primera final de un Mundial y nada lo iba a impedir. Ni la velocidad, la juventud, el talento de los ingleses, como quedó en evidencia; ni la condición de local que llevó a Rusia más allá de lo imaginable; ni la Argentina de Messi, ni los africanos, ni el fútbol. Era una decisión tomada.

“Esfuerzo del ánimo”. Se trataba ahora de encontrar el cómo. Croacia disputará la final del Mundial contra Francia de la mano de una generación irrepetible de estrellas, brillantes en cada posición, con el roce internacional propio de estar en los mejores equipos del planeta (Real Madrid y Barcelona, por mencionar a algunos) y con una sucesión de alternativas difíciles de ignorar en el frente de ataque como Perisic, Subacic, Mandzukic, Modric, Rakitic… y amanecería mencionándolos.

Pero una noche falla eso y falla todo y hay que echar mano del corazón y entonces descubren todos que sí funciona. ¡Y de qué manera! Sobre la base de la solidaridad, la disciplina táctica y el trabajo en equipo, Croacia logró maniatar a Kane –ya lo había hecho previamente Colombia, hay que decir- y así bloqueó a Sterling y Dele Alli y todos los muchachitos ingleses a los que veremos en los próximos mundiales. Esfuerzo. ¡Cómo se necesita!

Y es así como llegamos al domingo 15, estadio Luzhniky, 5:00 p.m. Decidió Croacia que habría un séptimo partido y en pocas horas lo peleará. Y será una batalla más con las caras de Vida levantando la pierna y cometiendo faltas, de Rakitic y Modric, de Subacic, de Mandzukic, un triunfo de un equipo y no de una individualidad. Es la batalla que define la guerra. Vale la pena prepararse para otra lucha sin cuartel.

Jenny Gámez
Editora de FUTBOLRED
Enviada especial en Rusia
En Twitter: @jennygameza

GUARDAR
REPORTAR ERROR