Opinión

La hora de Yerry... Por Esteban Jaramillo Osorio

Columna de opinión sobre el zaguero del Barcelona.

Esteban Jaramillo, columnista invitado.

Esteban Jaramillo, columnista invitado.

Foto: Archivo ETCE

06 de febrero 2018 , 04:16 p.m.

Hay decenas de formas de ver, entender y jugar al fútbol. Pero solo hay una de comprender el catalogo del Barcelona.

Desde jóvenes, a los jugadores les inculcan el ataque como prioridad, el equilibrio de sus líneas con posesión y desmarques, con pases precisos y dinámica con el balón. La recuperación a perdida, con presión inmediata, es parte fundamental. Cierto es que ha habido algunas trasformaciones de módulo y estructura, de acuerdo con los jugadores incorporados y los técnicos contratados. Pero el modelo básico se mantiene.

Dicho, groso modo, lo anterior, difícil es para Yerry Mina asimilar los conceptos de juego de la noche a la mañana. No es lo que el público pretende, llegar, entrenar y jugar, como si su presencia no tuviera implicaciones individuales y colectivas en el juego de su nuevo club. Valoradas son las condiciones futbolísticas de Mina, sumadas a su rápido acople social. Pero hay un salto grande entre los predicados tácticos de hoy y los de ayer. En el Barca, por jugar la defensa adelantada, la concentración es total. Los repliegues son rápidos y ordenados para corregir desajustes de marca en el medio, donde Busquets, a pesar de su oficio, tantas veces se bate solitario.

El primer pase nace del portero o el último defensor. El fútbol se construye metódicamente desde la retaguardia, con mas técnica que fuerza y juego al piso. No se admiten bolas sueltas, largos recorridos con el balón atado al pie, ni pelotazos al azar. El regate, que no se descarta, es relevado en ocasiones con tiralíneas que rompen bloques de presión.

En los diagramas de Valverde, el anterior 4-3-3 y el actual 4-4-2, flexibles ambos, Yerry encaja a la perfección.

Confesaba Javier Mascherano que tardó meses en asimilar las prioridades de juego, cuando cambió a Liverpool por Barcelona. Fueron largas jornadas de aprendizaje.

Yerry va a triunfar porque desde su firma se vio aterrizado frente a la realidad que le espera. Al llegar su hora, lo mejor es impregnar de paciencia su evolución. Condiciones tiene para ser el mejor defensa de su club.

GUARDAR
REPORTAR ERROR