Selección Colombia

‘Gambeta’ Estrada y el gol de Rincón en Italia 90: ‘Sentimos que sí existe un Dios en el cielo’

El inolvidable delantero, campeón con Millonarios, recuerda la felicidad del Mundial hace 28 años.

Carlos Enrique 'Gambeta' Estrada

Exdelantero de Selección Colombia y mundialista.

Foto: Archivo

02 de marzo 2018 , 10:11 a.m.

“Haber jugado un Mundial y haber representado al país es el resultado de una gran carrera y la esencia total del fútbol. Jugar un Mundial ha sido lo máximo, lo más maravilloso que me pudo suceder”.

Usted fue campeón en su país y pasó por grande s equipo… ¿por qué no comparar un título con el Mundial?
Todo el mundo se traza objetivos, yo hubiese terminado mi carrera contento con haber jugado en equipo grandes como Medellín, siendo campeón en Millonarios (1987 y 1988), Tolima, que fue donde empecé, pero representar a mi país en otros eventos y más en un Mundial es otra cosa.

¿Cuándo empezó a vivir ese Mundial de 1990?
No tuve la fortuna de jugar la eliminatoria por factores externos pero el profe Maturana me convocó por mi buen rendimiento en el fútbol profesional con Millonarios y eso fue un premio a una buena labor. No me tocó el repechaje, yo reemplacé al fallecido Palomo Usuriaga. Yo sentía que podía ser parte de la Selección y jugar ese Mundial, y gracias a Dios se dio y me siento feliz y orgulloso.

¿Quién le contó que estaba en la selección mundialista?
Siempre se hacía la convocatoria y el club era el primero que se enteraba, yo estaba en el Cali y ahí me informaron. Esa noticia fue maravillosa y es indescriptible la alegría que se siente.

¿Qué recuerda de esa llegada a Italia?
Ya habíamos estado en Europa con la misma Selección, pero de todas maneras eso es una fiesta. Se siente alegría por todos lados, conoces gente de otros países, esas tribunas llenas de gente, es un carnaval de fútbol.

El debut contra Emiratos Árabes (2-0)

“Antes de cualquier examen uno siempre tiene nervios. Yo estaba de suplente y entré en los últimos 15 minutos. Sí se siente mucho nervio pero ya una vez en el terreno de juego uno se mete al juego y ya. Ese día tuve la fortuna de hacerle el pase a Carlos Valderrama para ese segundo gol (triunfo 2-0).

thumbnail text
Colombia 2- Emiratos Árabes 0
Debut de Colombia en el Mundial de Italia 90.

Contra Yugoslavia fue derrota (1-0). ¿Cómo se recuperaron?
Las charlas con el profesor Maturana eran agradables, se hablaba de lo bueno, estímulos colectivos, refuerzos positivos, filosóficamente Maturana era impresionante y era un equilibrio con ‘Bolillo’ (Gómez), que era el que más nos empujaba a mejorar y superar las cosas.

¿Conocían tan bien a los rivales como se conocen y se analizan hoy?
No, para nada. El profesor Maturana tenía claridad sobre eso pero nosotros hacíamos nuestro trabajo táctico y de ahí para allá era creatividad y talento de los jugadores en la cancha.

Uno sabe siempre qué hacía y dónde estaba el día del gol de Rincón a Alemania (1-1). ¿Cómo lo recuerda usted?
El desarrollo del partido fue maravilloso porque teníamos una motivación inmensa, jugábamos contra uno de los grandes del mundo y estuvimos a la altura, fuimos dignos rivales de los campeones mundiales. Lo otro fue justicia divina, que Dios en su misericordia nos dio un empate que era lo justo. Sentimos toda la alegría que ustedes sentían en Colombia… yo creo que el doble… Imagínate, ya se había acabado el tiempo reglamentario y en ese momento ese gol era la clasificación… Todos sentíamos y pensábamos que sí existe un Dios en el cielo.

¿Y Camerún? Qué pasó?
Son cosas del fútbol, nosotros jugamos bien. Ellos se presentaron defensivamente y nos apretaron pero nos equivocamos. Ese error de Higuita nos significó la pérdida, pero René y todos los jugadores de Colombia les dimos demasiadas alegrías a los colombianos y ese error no puede opacar la carrera ni de Higuita ni de todos los que logramos triunfos para el país.

¿Qué se dijo en ese camerino?
Valderrama era muy temperamental, un ganador, muy competitivo. Hubo uno que otro rifirrafe ahí pero no, nada de problemas. Ganábamos todos y perdíamos todos. No fue solo Leo, Carlos, Gambeta o René… Éramos todos.

Selección Colombia, Italia 90

Freddy Rincon, Luis Carlos Perea, Andrés Escobar, Gildardo Gomez, Gabriel Jaime Gómez y René Higuita. (Abajo.) Carlos Valderrama, Carlos Enrique Estrada, Luis Fernando Herrera, Leonel Álvarez y Luis Alfonso Fajardo.

Foto: Archivo

El Mundial de Rusia 2018

¿Qué cree que logrará Colombia en este Mundial?
Para cosas muy grandes. Son jugadores muy grandes, de altísimo nivel, no se asustan de nada, son responsables, muy profesionales y conocen el ambiente que le espera. Ahora es aplicar lo que cada uno sabe para que el trabajo de equipo sea el mejor.

Y esperar la coronación de Falcao…
Yo pienso que Falcao es un bendecido de Dios, un excelente jugador y una excelente persona. No sólo él, James, Cuadrado, Ospina, todos los muchachos que estén van a desarrollar su máximo rendimiento y va a ser muy positivo para el país.

¿El grupo cómo lo ve?
Todos los equipos en un Mundial son difíciles, todos pasmos por la clasificación. Hoy en día cada uno se prepara tácticamente y en todos los aspectos y para Japón, Polonia y Senegal enfrentarnos se les hará difícil.

¿Cuál sería un buen resultado: de nuevo los cuartos de final?
Yo creo que vamos a superar lo de Brasil, fíjese que allá no teníamos toda la experiencia de hoy y se hizo una buena labor, aunque nos robaron el partido contra Brasil. Pero confío en la calidad y el profesionalismo de los muchachos.

¿Qué hace usted actualmente?
Soy instructor de fútbol base, trabajé en formación con América en Cali y me radiqué en Bogotá y estoy esperando por un empleo, una oportunidad para desarrollar lo que sé, que es dirigir.

¿Y cómo ve el fútbol moderno? ¿Qué fue de la gambeta suya?
Ahora se juega más sin el balón, se privilegia lo táctico-defensivo y contraatacar y salir en velocidad y así se pierde el espectáculo, la filigrana, la finta, la picardía… Eso ahorita ya se privilegia el resultado y nada más.

GUARDAR
REPORTAR ERROR

TEMAS RELACIONADOS