Selecciones Nacionales

A 30 días: la final del 30 fue duelo de balones con real nacionalidad

La historia del balón argentino y el balón uruguayo que hoy en día resulta muy curiosa.

Balón

Balón de Fútbol

Foto: Archivo

15 de mayo 2018 , 01:25 p.m.

El 30 de julio de 1930, fecha de la primera final de una Copa del Mundo, el estadio Centenario de Montevideo fue escenario de una particular definición del título con dos protagonistas insólitos: un balón de origen uruguayo y otro 'Made in Argentina'.

 La primera fase se jugó con el balón visitante y en la segunda con el fabricado en casa. Trece naciones se apuntaron a disputar el primer trofeo mundial de la FIFA.

Al partido decisivo llegaron los dos representantes del Río de la Plata. Uruguay por aquellos días ostentaba el título del fútbol olímpico conseguido en Amsterdam 1928.

El 30 de julio se dieron cita en el estadio Centenario 63.346 espectadores para asistir al encuentro conducido por el árbitro belga John Langenus.

Con el balón argentino rodando en el primer tiempo la Albiceleste ganaba de remontada por 1-2 con tantos de Carlos Peucelle y 'el Filtrador' Guillermo Stábile. Pablo Dorado había marcado temprano el de los locales.

Para el tiempo complementario, y ya con la pelota uruguaya en el césped, los charrúas inclinaron la balanza de la mano, o mejor, con las botas de José Pedro Cea, Victoriano Santos y Héctor Castro.

Independiente de si tuvieron verdadera incidencia en el desarrollo del juego, la bola de cada país tuvo sus 45 minutos de fama. Un balón por tiempo, un ganador por tiempo. Así se comenzó a escribirse la historia del Mundial, que entre anécdotas llega a 88 años.

GUARDAR
REPORTAR ERROR

TEMAS RELACIONADOS