UEFA Europa League

Griezmann y Lyon, una historia de amor a distancia 

El francés del Atlético de Madrid enfrentará a Marsella en la final de la Europa League.

Antoine Griezmann

Se dice que el francés ahora está en la mira del Barcelona.

Foto: EFE

14 de mayo 2018 , 10:53 a.m.

Antoine Griezmann vive un idilio con Lyon, la ciudad enclavada a los pies de los Alpes franceses en la que el jugador del Atlético de Madrid ha vivido varios de los momentos más importantes de su carrera y adonde regresa esta semana para tratar de alcanzar su primera cumbre continental.

El escenario para la final de la Liga Europa está hecho a medida para Griezmann. El futbolista francés se sentirá como en casa puesto que nació y creció en Mâcon, a tan sólo 70 kilómetros del estadio Parc OL, feudo del Olympique de Lyon.

"Siempre que regresa a Lyon pasa algo mágico. Es la ciudad en la que quiso jugar cuando era pequeño, en la que estaba el club de sus sueños", afirma Cyril Collot, coautor junto a Luca Caioli de "Las 7 vidas de Grizi", una de las biografías del jugador francés.

Como si inconscientemente quisiera demostrar su valía como futbolista, las dos veces que Griezmann ha puesto los pies en Lyon ha triunfado. La primera con la Real Sociedad en la fase previa de la Liga de Campeones en agosto de 2013.

Griezmann, a sus 22 años, dejó de ser un desconocido para el gran público francés al marcar un espectacular gol de chilena que enmudeció al estadio de Gerland y que a la postre contribuyó a que el Olympique de Lyon se quedara fuera de la máxima competición continental a las primeras de cambio.

Su segundo momento para la posteridad a las orillas del Ródano llegó tres años después, durante la Eurocopa, ya en el nuevo estadio lionés. Dos goles suyos rescataron a la selección absoluta francesa contra Irlanda en octavos de final después de que el once irlandés se adelantara en el minuto 2 con un penalti transformado por Brady.

Griezmann marcó los dos tantos salvadores en la segunda parte después de que Didier Deschamps le recolocara tras el descanso como mediapunta en vez de extremo derecho, una posición que no ha abandonado desde entonces en la selección francesa.

Aunque se formó y se ha consolidado como futbolista en España, Griezmann adora Lyon y Lyon le venera, por eso en el Olympique Lyonnais se sigue hoy maldiciendo el no haber apostado por él cuando era un chaval.

El club le pidió paciencia cuando tenía 13 años. Le sugirió que siguiera dos años más en el UF Mâcon hasta que ya con quince integrara el centro de formación lionés de Tola Vologe. Pero Alain, su padre, creía que ya había llegado el momento para que Antoine recalara en un club profesional. Tras probar en diferentes equipos franceses, la oportunidad le llegó desde el otro lado de la frontera, en San Sebastián con la Real Sociedad, el único club que realmente creyó en él.

Se dijo que como era bajito el Olympique Lyonnais le dejó escapar. "Eso es falso", afirma Alain Duthéron, responsable de las secciones inferiores del club en las páginas de la biografía del jugador. "En aquella época teníamos jugadores de su talla como Alexandre Lacazette. Lo que jugó en su contra es la distancia entre su domicilio en Mâcon y Lyon (casi una hora de trayecto en coche). Hubiéramos tenido que encargarnos entonces de su alojamiento pero a esa edad sólo lo hacemos con niños realmente excepcionales", explica Duthéron.

Griezmann regresará el miércoles a su tierra donde será recibido con los brazos abiertos, puesto que además de contar con el aliento de la hinchada colchonera, tendrá consigo al público lionés. "Todo el mundo en Lyon quiere que el Atlético de Madrid gane y que lo haga con Griezmann marcando. Para los lioneses el hecho de que el Olympique de Marsella juegue la final en su estadio es una vergüenza, un insulto", afirma Cyril Collot.

Además, por carambolas del mundo del fútbol, una victoria del Atlético de Madrid permitiría al tercero de la liga francesa clasificarse directamente para la fase de grupos de la Liga de Campeones, en vez de pasar por la fase previa, y el Olympique de Lyon está metido en la pugna por acabar segundo o tercero.

Una lucha enconada, precisamente con el Olympique de Marsella y el Mónaco. La situación perfecta para que Griezmann escriba un nuevo capítulo de su romance lionés si, además de lograr el título, allana para su Olympique el retorno a la máxima competición europea.

GUARDAR
REPORTAR ERROR