Champions League

Premio a los nervios de acero de Tottenham: ¡Siempre supo sufrir!

El equipo de Pochettino superó dificultades desde la fase de grupos para llegar a final de Champions

Tottenham

Tottenham

Foto: Reuters

08 de mayo 2019 , 10:10 p.m.

Si hay algo que supo hacer Tottenham en la presente edición de la Chamions League fue sufrir. Una y otra vez todo le jugó en contra y supo reponerse con sus armas, sin que le sobrara mucho, haciendo lo práctico y entendiendo que cada dificultad era al final la oportunidad de llegar al Wanda Metropolitano.


La película de las dificultades comenzó en la propia fase de grupos, cuando el equipo inglés fue escolta de Barcelona (14 puntos) en el que, para muchos, era un grupo de pronóstico reservado.

Y resultó, salvando a los españoles, tan parejo todo, que la para la definición del segundo clasificado hubo que consultar el reglamento del torneo. Tottenham le sacó el puesto a Inter de Milán por mayor cantidad de goles anotados (9 contra 6), pues acabaron igualados en 8 puntos y con la misma diferencia de -1 y en el duelo directo se repartieron las victorias.

Superado ese primer escollo, vino el único momento plácido del torneo: la llave en octavos contra Borussia Dortmund. La victoria 3-0 de la ida (goles de Son, Vertonghen y Llorente) y el 3-0 de la vuelta (anotación de Kane), firmaron la clasificación tranquila a los cuartos de final.

Y ahí volvieron las preocupaciones: la suerte deparó el Manchester City, uno de los candidatos al título europeo, el líder firme de la exigente Premier League, el duelo táctico que suele ganarle Guardiola a Pochettino en territorio británico. No es ideal enfrentarse en esta instancia a un rival que conoce al detalle tus debilidades…

En el campo fue todo durísimo. En la ida ganó el Tottenham con1-0 gracias a Son, pero se sufrió para defender esa ventaja. Y la llave cerraba en casa de los ‘ciudadanos’, donde han sido casi invencibles.

¡Entonces vino la batalla! Aún se recuerdan los 4 goles en los primeros 11 minutos: marcó Sterling, respondió Son; el coreano puso el 2-1 pero Bernardo Silva celebró el 2-2; Steling adelantó a los suyos antes del descanso y Agüero hizo el gol de clasificación… fiesta que dañó Llorente con un gol discutidísimo a 17 minutos del final, que acabó premiando a los Spurs por mayor cantidad de goles de visitante. El lunar, la lesión del tobillo que sacó a Kane de la semifinal y, probablemente, de la gran final de Champions y la amarilla a Son, el goleador sustituto.

¿Y después del esfuerzo qué recibieron como premio? Una llave contra el sorprendente Ajax, el verdugo de Real Madrid y de la Juventus de Cristiano Ronaldo, que ganó en Londres 1-0 y empezó ganando la revancha 2-0 en el primer tiempo. Era una ventaja terrible frente a un equipo con un toque y un despliegue físico endemoniados.

Pero, como decíamos, si hay algo que hizo bien Tottenham fue sufrir y eso hizo. Aguantó, creyó, apostó todo a golear o ser goleado en el complemento y encontró a Lucas Moura inspirado, que castigó a los chicos maravilla con dos goles para igualar el encuentro en terreno holandés y al minuto 95 les dio el puntillazo, ya sin tiempo para que apelaran a su joven y atrevido espíritu. ¡Jaque mate!

Tottenham y Liverpool llegan a la final tras pagar una alta cuota de sufrimiento. Ahora, para ambos, el riesgo es un título. Sufrir puede ser una carta, pero contra dos rivales que se conocen tanto, puede no ser la única carta ganadora.

GUARDAR
REPORTAR ERROR

TEMAS RELACIONADOS