Colombianos en el Exterior

Sabia decisión: así se explica la suplencia de James en el Real Madrid

El colombiano, como varios de los titulares habituales, tuvo descanso contra Osasuna en LaLiga.

James en el banco

James Rodríguez y Benzema

Foto: EFE

26 de septiembre 2019 , 06:34 a.m.

El triunfo de Real Madrid contra Osasuna (2-0), en la última jornada de LaLiga, dejó, además de tres puntos y el liderato del torneo, una feliz sensación de volver a tener dos equipos competitivos, como en la aquella última temporada de Zidane plena de éxito.

Ese fue el verdadero éxito de la revolución que planteó el DT en el Santiago Bernabéu: de nuevo la plantilla le dio una generosa sensación de respaldo. Solo Ramos, Casemiro y Kroos, los escuderos de siempre, fueron titulares y para los Vinicius, Rodrygo, Valverde, Areola y Militao fue un examen aprobado con holgura.

Pocos cuestionan hoy que al banquillo fueran relegados figuras como Hazard, Carvajal, Varane, Rodrygo, Benzema, Courtois y el propio James Rodríguez. Un mal necesario, básicamente.

El descanso era una necesidad por varias razones a saber: el calendario, el derbi, el peligro de las lesiones, la gestión del grupo. Todas cualidades que hacen de Zidane un entrenador de élite.

¿Por qué tenía que descansar James?


La pregunta quedó en el aire para algunos, que temieron una película parecida a la que obligó su salida en 2017. Pero no hay ninguna conexión entre aquella experiencia y la actualidad de James.

Esta vez el colombiano necesitaba relajarse por una razón clave: suma 301 minutos en 5 partidos disputados desde el inicio de temporada, mucho más que Eden Hazard, el de los 100 millones de euros (190 minutos), teniendo ambos pausas obligadas por lesiones. De hecho, no está lejos de otros ahora inamovibles para Zidane como Bale (424 minutos) o Benzema (433).

El descanso es necesario, entre otras razones, para evitar pesadillas como la que hoy vive Messi, quien, según los expertos, no se recuperó lo suficientemente bien tras una última temporada extenuante y eso le está pasando factura en el actual curso.

Pánico a una nueva lesión

Precisamente, el caso Messi apunta a un riesgo permanente de lesiones, especialmente en medio de la epidemia que sufre el Real Madrid y con los jugadores internacionales. Ya son 10 casos de complicaciones musculares: Mendy (dos veces), Brahim (2), James, Isco, Hazard, Rodrygo, Modric, Valverde, además de Asensio, baja por problemas más graves. Por eso, el equipo técnico trabaja con pinzas junto a quienes están sanos, porque ya no se aguanta una recaída más.

Para el diario ABC, existe un común denominador: "El cúmulo de incidencias y la reincidencia específica en el recto anterior como un parte médico repetido en cuatro oportunidades indica que hay una carga de trabajo que repercute en el muslo. La duplicidad en las lesiones de Brahim y Mendy expresa también que hay un exceso de esfuerzo físico en la planificación de Dupont que se paga muy caro", aseguró. 

Zidane no admite críticas a sus ayudantes pero ha sido claro sobre el tema: "No estoy preocupado (por las lesiones), estoy molesto".

Un calendario muy exigente


La exigencia, aunque se trate del inicio de la temporada, es altísima. Y eso lo pone en evidencia el DT del Madrid en cada ocasión que tiene: "El futbolista actual, y sobre todo en el Real Madrid, tiene que jugar cada tres días. Antes había menos partidos, cuarenta, ahora no hay tiempo para descansar. El fútbol ha cambiado, se juegan sesenta partidos y eso se paga caro. Hay jugadores que nunca paran porque se van con sus selecciones. La gente criticaba que diera un día de descanso el jueves, pero hay una planificación detrás. Tenemos siete partidos en veinte días y se da descanso porque los futbolistas se enfrentan a muchos minutos, viajes y luego puede haber lesiones. Un jugador no es una máquina", se quejó.

Y es que el Real Madrid, efectivamente, tiene un calendario demoledor: viene de un partido durísimo en casa de Sevilla (triunfo 0-1), tomó un respiro contra Osasuna, pero este sábado tiene el derbi contra Atlético de Madrid, un duelo a muerte, que no le dará mucho tiempo de descanso pues el Primero de octubre va por la recuperación en Champions League, de visita contra Brujas.

Tampoco entonces habrá alivio porque ese sábado 5 de octubre será momento de enfrentar a Granada, que es cuarto de LaLiga a solo 3 puntos, seguirá la visita a Mallorca y de nuevo Champions, ahora en la durísima casa del Galatasaray, el 22 de octubre, nada menos que el preámbulo del clásico contra FC Barcelona en el Camp Nou, el 26 de octubre. 

Por todas esas razones, James debía tomar un respiro contra Osasuna y debe hacerlo en cada minuto del que disponga. Su gran estado de forma, la tremenda exigencia que tiene ahora en la marca y la necesidad de explotar su talento para habilitar a sus compañeros, son tareas titánicas que solo se cumplirán desde la planeación que, con sabiduría, le recomiendan los jefes de Real Madrid. No hay que preocuparse entonces por verlo en el banquillo, que en esta nueva temporada eso parece temporal.

GUARDAR
REPORTAR ERROR

TEMAS RELACIONADOS