Copa Libertadores

¡River campeón de Libertadores! ¡Quintero héroe! Al fin acabó la Copa

La eterna final la definió el talento del colombiano, quien marcó en 3-1 contra Boca en el alargue.

River Plate vs Boca Juniors Final

Juan Fernando Quintero fue el hombre al que le apuntaron los reflectores tras ganar la Copa Libertadores.

Foto: Reuters

09 de diciembre 2018 , 10:41 p.m.

Una final plena de tensión se definió gracias al talento de un colombiano: Juan Fernando Quintero. El volante anotó el gol del título en el tiempo extra, al que debió ir la final más larga del mundo, y gracias a él River Plate logró su cuarto título continental.

Y no faltó el drama. Hubo alargue, Boca acabó con 9, estrelló en el palo el empate y Andrada, que quiso ser delantero, sirvió el 3-1. Todo en contra de Boca. TODO.  Y todo en favor de River, que extrañó la final en su campo pero supo reponerse a todo para coronarse campeón.

El nerviosismo se sentía en el rechazo defectuoso de Pinola que por poco sorprende a Armani.

Y era Boca el que parecía más ambicioso, con la llegada de Pérez al minuto 10, quien tomó un centro por derecha pero lo aguantó bien Armani y con las dos manos la agarró abajo.

Un centro de Villa despertó el nerviosismo en el área de River, antes de que Pablo Pérez tuviera su opción, al 29, tras un tiro libre de Benedetto a la barrera que justo a tiempo salvó Casco. Seguiría la tensión al 39, cuando voló Armani para cortar el centro de Villa que buscaba al goleador.

Tendría el hombre gol de los ‘xeneizes’ su opción, justo después de una malograda llegada de River y una sucesión de errores en predios de Andrada, cuando recibió un pase soberbio de Nandez, se deshizo de la marca en la carrera y en el mano a mano venció a Armani. ¡Golazo! Premio, además, al equipo que más hacía en el primer tiempo.

Pero el descanso le vino mejor a River, que salió con un libreto más claro y que desde el 48 ya se animaba con un remate cruzado, muy cruzado, de Fernández.

Para el 55 vino la polémica: una jugada confusa, que pedía a gritos el VAR, manchó el trabajo del juez Cunha, pues había falta de Andrada, quien se llevaba a Pratto en la salida, pero lo que se sancionó fue un juego peligroso. Inaudito.

Llegaría la igualdad, merecida por demás, a los 67 minutos, en un tremendo remate de Pratto de frente al arco, lejísimos del alcance de Andrada.

El tiempo extra… la final más larga…

Volvería el miedo a perder y la decisión de los 22 en la cancha del Bernabéu: esperar a que el reloj ordenara el tiempo extra.

Las malas noticias vendrían en el tiempo adicional, apenas dos minutos después del inicio: segunda amarilla a Barrios por una jugada torpe y Boca se quedaba con 10 con demasiado tiempo por delante.

Lo tuvo Álvarez al 102, buen centro de Martínez y Álvarez la envió por arriba. ¿Boca? No terminaba de encajar el golpe de la expulsión de Barrios y sufría en cada pase profundo de Quintero que, infortunadamente, no capitalizaban los suyos.

Así que tuvo que hacerse cargo el propio colombiano, quien tomó un rebote al 106 y con ubicación y potencia la puso contra el travesaño, a donde no llegaba ni Andrada ni nadie. ¡Golazo! ¡Golazo! ¡Golazo! En el Santiago Bernabéu, en una final de Copa Libertadores, en el mejor de todos los escenarios se coronaba el antioqueño.

Una opción tendría Boca, el remate de afuera de Gago, quien volvió a lesionarse y dejó a los suyos aún más mermados. Todo en contra para Boca, TODO.

En el último minuto tuvo Jara el empate pero se estrelló en el palo… ¡por poco se alarga aún más la final! Y en cambio, como Andrada estaba de delantero, castigaría Martínez para el 3-1 final.

No habría tiempo para nada más y River sería campeón en el Bernabéu. Fin del drama, fin del torneo. ¡Por fin!

GUARDAR
REPORTAR ERROR

TEMAS RELACIONADOS