Fútbol Femenino

¿Qué pedirán las futbolistas en reunión con Dimayor? Sus cinco puntos

Las jugadoras esperan concretar la realización de la Liga Femenina 2020 sin más dilaciones.

América campeón femenino

Celebran las escarlatas.

Foto: EFE

13 de febrero 2020 , 06:53 a.m.

Las futbolistas profesionales y la Dimayor tienen este jueves una reunión clave, en la que esperan que haya humo blanco para la realización de una Liga Femenina en 2020.


Las demandas son muchas, pero también las propuestas, las ideas para crecer, que llevarán las jugadoras a esta importante cita.
Aquí, sus cinco inquietudes fundamentales:

1. Una Liga más pequeña, pero más seria
Las futbolistas desde marzo del año pasado prepararon un documento que expondrán este jueves, en cual plantearon un torneo de 10 o máximo 12 equipos, como ocurre en Estados Unidos, que tiene uno de los torneos femeninos más organizados del mundo. “No importa tanto la cantidad como la calidad”, explicaban en su momento.

La aspiración es que, como mínimo, dure seis meses, de febrero a agosto, para que haya tiempo de preparación para la Copa Libertadores.

Es más, otra propuesta, más a largo plazo, sería que comenzara en septiembre u octubre y se extendiera hasta el siguiente año, con una pausa al final del año si es necesario (dependiendo del formato) y un campeón hacia mitad de año, con lo cual habría una competencia larga y sostenida para llegar a la Libertadores con mejor nivel.

2. Estabilidad laboral

Un informe de Acolfutpro, que apoya a las jugadoras en este proceso, asegura que el 37 por ciento de las jugadoras que participaron en la pasada liga, de dos meses, no tenían contrato laboral formal.

Por eso esta vez la propuesta es que todas tengan al menos un contrato por un salario mínimo que garantice seguridad social integral, que no haya más futbolistas aficionadas a prueba, que solo reciben un auxilio, el cual a veces ni les pagan… No parece demasiado pedir, ¿o si?


3. Gestión, no temor

Una aspiración de fondo de las jugadoras es que Dimayor no vea el fútbol femenino como un lastre sino como una opción, que vaya desarrollándose como negocio, primero con pequeños y pasos y luego con grandes inversiones.

Ningún negocio genera ganancias sin inversión y eso se espera de Dimayor, un inversionista más, junto al Ministerio de deporte, que garantizó ya 1.400 millones de pesos para el torneo, y demás entidades que puedan ayudar con sus iniciativas.

4. Proyección de crecimiento

La idea es que se sumen esfuerzos de jugadoras, Gobierno nacional y Dimayor para definir un formato permanente, que cada mes de marzo no se esté ‘mendigando’ por el torneo.

Los patrocinadores esperan conocer el producto que compran, saber cuánto dura, qué exposición tendrá, qué cobertura, qué partidos irán por TV. Es el primer paso para que el presidente de Dimayor no “se sienta solo en el guayabo”, según sus propias palabras, sino que le de un piso a un posible patrocinador sobre un calendario fijo, que se respete más allá de las circunstancias.

5. Que se establezcan cifras reales

Las jugadoras aspiran a que se establezca un presupuesto real y aterrizado para la realización del torneo, pues consideran que cuando Dimayor habla de 10 mil millones o 12 mil millones de pesos no hace un cálculo real de gastos versus beneficios. Como anticipaban antes, los primeros años deben ser no de enriquecimiento sino de estabilización, para que el futuro garantice esas grandes ganancias.

Su ejemplo es la Liga de España, que duró 7 años en implementarse, o la propia Liga de Estados Unidos, siempre con un proceso de inversión lento pero seguro como respaldo.

Ellas esperan que la entidad no vea más a la Liga femenina como un escollo sino como una actividad en beneficio de las mujeres, con proyección a tres o cuatro años, con obligaciones para jugadoras, clubes, espectadores y todos los actores.

GUARDAR
REPORTAR ERROR

TEMAS RELACIONADOS