Liga BetPlay

La mano de Comesaña para llevar a Junior a un nuevo título de Liga

El entrenador volvió y en apenas ocho partidos demostró que entiende al tiburón a la perfección. 

Julio Comesaña

El entrenador consiguió en seis partidos lo que Suárez no logró en todo un torneo. 

Foto: Vanexa Romero / CEET

12 de junio 2019 , 10:19 p.m.

La llegada de Julio Comesaña a Atlético Junior estuvo rodeada de polémica pero al final terminó siendo favorable porque este miércoles celebró un nuevo título de Liga. Los tiburones, que no ganaban en casa, no encontraban el camino en el torneo local y fueron eliminados de Copa Libertadores en primera ronda, revivieron bajo el mando del uruguayo y aunque no se sabe bien cuáles fueron los cambios y el entrenador asegura que no se encontró con nada extraño, este Junior tiene otra cara y revalidó el título en la Liga l-2019.

Lo de Comesaña se puede analizar desde varios aspectos y más allá de la actitud de los jugadores, Junior volvió a ganar, a demostrar fútbol y a ser ese rival complicado para cualquiera que los enfrenta.

Con base en lo anterior, estos son los puntos clave para que Junior volviera a celebrar el título de la Liga I-2019.

Motivación y rendimiento

Bajo el mando de Comesaña, jugadores clave como Teófilo Gutiérrez y Luis Narváez volvieron a lo más alto de la curva de rendimiento. Ambos mostrando su importancia en diferentes zonas del campo y dejando en claro que la situación con Suárez no iba para ningún lado. Teo se convirtió en el asistidor y goleador que extrañaba Junior para salir de una serie de empates que llevaron al equipo a no ser protagonista en ningún torneo.

Por su parte, Narváez como capo del mediocampo, le dio recuperación y serenidad a Junior en los momentos justos, mostrando que desde él también puede partir un equipo y que con la ayuda de futbolistas como Sebastián Hernández, el tiburón puede efectuar transiciones rápidas y llegar al área rival con más peligro del que mostró a lo largo de todo el semestre.

Esquema diferente

De jugar con un solo futbolista como recuperador nato en el centro de la cancha, Junior pasó a poblar mucho más la parte media y a atacar con mayores variantes desde la llegada de Comesaña. Durante el semestre y bajo la dirección de Suárez, el tiburón pareció no encontrar una formación que le diera resultados y transiciones rápidas, situación que también pesó en el rendimiento de los jugadores.

Por su parte, Comesaña sabe que necesita volumen de juego, usó a Narváez como eje, pero lo acompañó de volantes importantes desde lo técnico como James Sánchez o Víctor Cantillo, quienes mejoraron su rendimiento notablemente desde que volvió el uruguayo. En el ataque, Teófilo Gutiérrez es inamovible y junto a Luis Díaz o, en ausencia del guajiro, Michael Rangel, siempre fueron soluciones. Contra Nacional usó a Daniel Moreno y Fredy Hinestroza, quienes aprovecharon la oportunidad.

“Apelar a los conocidos”

A Suárez le pesó la inexperiencia, el desconocimiento de los jugadores y la inclusión de futbolistas de experiencia que nunca lograron adaptarse al grupo como Matías Fernández, quien no demostró su valía, quedó expuesto por algunas declaraciones y nunca logró estar a la altura de las necesidades cuando parecía pelear solo.

Comesaña llegó a un lugar que es su casa, sabe bien qué es lo que quieren los jugadores, cómo funciona el camerino y de qué manera debe llevarlos. Alejó a Fernández, quien no seguiría en la institución, remarcó que se queda con lo que ya conocía y que algunos de los nuevos se han adaptado a lo que él quiere. De esa forma logró respaldo y dio los resultados que buscaba la institución.

Vale la pena recordar que Comesaña no tiene un equipo diferente al de Suárez, sin embargo, los futbolistas le rindieron de manera completamente distinta y su entrega en la cancha así lo demuestra. 

GUARDAR
REPORTAR ERROR