Liga Águila

En sus manos, Dimayor: el peor panorama que podría tener la Liga II

Acolfutpro confirmó que habrá cese de actividades en la última fecha del ‘todos contra todos’.

Tabla

Tabla

Foto:

23 de octubre 2019 , 06:34 a.m.

La cuerda entre Dimayor y Acolfutpro llegó a un punto de tensión que se reventó. Las demandas de los jugadores, justas o no, no quisieron ser escuchadas por los dirigentes y por eso se cansaron, decidieron ir a paro y así presionar para que haya diálogos. Desde el pasado 11 de septiembre, la agremiación de futbolistas presentó su pliego de peticiones, y pasó más de un mes sin ser atendidos, así que explotaron los jugadores ante el desprecio de Dimayor, que tenía un toque de soberbia.

La agremiación decidió acudir al Ministerio de Trabajo y así tratar de ser tenido en cuenta por parte de la Dimayor, pero el presidente Jorge Enrique Vélez decidió no asistir el pasado lunes a una reunión que había citado el ente gubernamental. Solo hasta el 1 de noviembre será la dichosa reunión entre Ministerio, futbolistas y directivos de Dimayor y Federación.

Pero ese nuevo desplante fue la gota que rebosó la copa. Los futbolistas decidieron este martes declarar cese de actividades y activar el paro en el fútbol colombiano a partir del 2 de noviembre.

La posibilidad de que los dirigentes se sienten a una mesa de negociación para analizar los 12 puntos que piden los jugadores es poco probable, y las decisiones pueden ir más allá.

Algunos directivos, incluso, han dicho que de hacerse efectivo el paro, como ya está confirmado, despedirán con justa causa a los jugadores que participen en él y que si es necesario jugarán el campeonato con equipos juveniles.

Y todo esto llega en el momento más culminante del campeonato, en que varios equipos luchan por su clasificación a los cuadrangulares y otros disputan la posibilidad de permanecer en Primera y no descender. ¡Y se definiría con jugadores Sub-20!

Mucha presión para los más pequeños, e irresponsabilidad de las dos partes en disputa, jugadores y dirigentes, pues tirar a la basura la campaña de un semestre o de un año.

Así que todo está ahora en manos de la Dimayor, que es la que no ha querido iniciar conversaciones con Acolfutpro. Los jugadores en principio piden diálogos, negociaciones, no soluciones inmediatas y definitivas. Tendrá que haber muestras de voluntad de los dos protagonistas, y que la pelota no se manche.

GUARDAR
REPORTAR ERROR