Colombianos en el Exterior

Real Madrid, sin James: sin juego de conjunto salvan individualidades

El colombiano no fue convocado por aparente problema físico y su equipo igualó 2-2 contra Brujas.

Zinedine Zidane y James

Zinedine Zidane y James

Foto: EFE

02 de octubre 2019 , 09:49 a.m.


Real Madrid rozó la debacle al verse abajo 0-2 contra el luchador Brujas en la Champions League, pero salvó el honor sobre la hora igualando 2-2, con más amor propio que juego de equipo.



Las sensaciones siguen siendo confusas en el equipo de Zinedine Zidane, que no logra dominar en su torneo fetiche, la Champions league, y que además suma detractores en LaLiga, a pesar de ser líder. Ya perdió 0-3 contra PSG y ahora no supera a Brujas, ‘la cenicienta’ del grupo A.

Y en la cancha, por decisión del DT no estaban James ni Bale, los dos hombres del talento en los últimos partidos. Se dice extraoficialmente que el primero tiene un problema físico, que a estas alturas no ha sido confirmado. Al segundo le habrían dado descanso para aliviar la carga de partidos y tenerlo fresco al final del mes para el clásico contra Barcelona: evidentemente fue un error no tenerlos al menos como alternativa.

¿Qué le pasa al equipo ‘merengue’?

En su regreso, Zidane no ha logrado conformar dos equipos que le den suficiente confianza, como ocurrió en su exitosa primera campaña. La plantilla está desequilibrada, llena de extremos y jugadores de corte ofensivo, pero precaria en jugadores con menos brillo pero más vocación de marca y aparte lo atormentan las lesiones.

Pero más allá de esas desventajas, lo realmente complejo es que en la cancha no parece haber un libreto claro y unificado para todos: nadie duda de la voluntad total de los jugadores para ayudar, pero da la sensación de que no saben muy bien cómo. Hay sacrificio pero a la hora de pasar de la fase defensiva a la ofensiva, se nota la confusión.

Contra Brujas, por ejemplo, las carencias se resolvieron a través de las individualidades de Ramos, quien acabó jugando de delantero, y Casemiro, que es pura entrega, siempre a través de la pelota quieta, negándose a la elaboración del juego que deberían ofrecer hombres como Hazard –el que está más en deuda-, Lucas Vázquez –el impreciso-, Vinicius –cuando le dan confianza- y, cómo no, James en su nueva versión, a quien ni siquiera le llegó citación para la Champions. ¡Ni Isco logró entrar a pesar de estar físicamente apto!

El talento se negocia por la seguridad, como ocurrió en el derbi (0-0), el Madrid juega a lo que no le fluye. Por distintas razones, que pasan por problemas físicos, calendario, fidelidad a los escuderos del pasado y otros argumentos, Zidane no logra poner las fichas adecuadamente en l rompecabezas. Se dice en España que no habrá esta vez mucha paciencia para esperar a un resultado favorable, que Pochettino está en el radar, que Florentino habla diariamente con el desempleado Mourinho.. ¿Lo está sintiendo el entrenador?

GUARDAR
REPORTAR ERROR