Selección Colombia

Defender y contragolpear, el estilo que le funcionó a Queiroz en Irán

En su presentación con la Selección Colombia dijo que su estilo nace “respetando el arte de ganar”.

Carlos Queiroz

El entrenador portugués llega a un nuevo reto en Colombia.

Foto: Carlos Ortega/CEET

08 de febrero 2019 , 07:00 a.m.

Queiroz estuvo cerca de ocho años al frente de la selección iraní y poco tuvo que ver esa selección que recibió en el 2011 con la que dejó recientemente el técnico portugués. No hubo duda de que Queiroz le dio a Irán una identidad, le quitó los complejos y potenció sus virtudes.

En dos mundiales consecutivos se negó a ser la ‘cenicienta’ del grupo. Tanto en Brasil como en Rusia llegó vivo a la última jornada de la fase de grupos. Los jugadores que manejó durante su paso por el fútbol de Irán asimilaron perfectamente ese discurso futbolístico que reza que primero debía asegurar el cero en su propia portería con una defensa muy fuerte, incomodando a sus rivales con su fuerza y tenacidad y apelando al contragolpe para generar peligro.

Y con ese estilo se consolidó como una de las selecciones más competitivas de su región y llegó a la pasada Copa Asia 2019 como una de las favoritas para conseguir el título, ese que no gana desde 1976.

La Irán de Queiroz se especializó en saber aguantar, resistir, sufrir los partidos. Se tomaba unos minutos para detectar las fortalezas del rival y en ajustar los mecanismos defensivos con una línea de cuatro hombres en el fondo y cinco mediocampistas: un cabeza de área, dos hombres fuertes de recuperación en el medio y dos que cerraban las bandas. Una vez adaptado estaba listo para soportar la tromba del ataque contrario.

A Queiroz no le importaba que sus dirigidos cedieran la posesión a su rival. Le dejaba la iniciativa, pero le trababa para que no moviera la pelota con fluidez. Tenía un rápido repliegue para defenderse de forma compacta, un equipo muy corto, que desgastaba a sus adversarios y los llenaba de impaciencia para que cayeran en el error.

La más clara demostración del estilo de Queiroz se dio en el partido del Mundial de Rusia contra Marruecos, en el que los la selección africana terminó desesperada al verse incapaz de generar oportunidades de gol una vez Irán ajustó su defensa. Esa paciencia de Irán dio frutos y al final se impuso con un autogol en una jugada de pelota quieta.

Los años de Queiroz al frente de la selección iraní se evidenciaron en su funcionamiento colectivo, que trataba de dejar pocos espacios en defensa. Allí se basó el éxito del trabajo de Carlos Queiroz en esta última etapa como seleccionador. Ahora queda la pregunta: ¿le funcionará este estilo con las características del futbolista colombiano?

GUARDAR
REPORTAR ERROR