Selección Colombia

Los números respaldan a Queiroz en Selección Colombia: ¿y el fútbol?

El estratega portugués termina el año 2019 con un balance estadístico importante, pero con dudas.

Colombia

Queiroz buscaría variantes.

Foto: Miguel Bautista

30 de diciembre 2019 , 08:16 a.m.

Termina el año 2019, el que comenzaba en febrero con el nombramiento de Carlos Queiroz como entrenador de la Selección Colombia, marcando una nueva etapa tras los seis años de José Pékerman.

Y a la hora de los balances el portugués aparece sin temores, pues los números avalan su trabajo al frente del equipo, más allá de algunos interrogantes sobre su estilo.

Los números son indiscutibles: de 14 partidos dirigidos registro 8 victorias, 4 empates y solo 2 derrotas, para un rendimiento del 66 por ciento.

Las victorias del nuevo DT fueron 5 en partidos amistosos y 3 en la única competencia del año, la Copa América de Brasil.

Queiroz celebró contra Japón (1-0), Panamá (3-0), Perú (1-0) y Ecuador (1-0) y en territorio brasileño superó a Argentina (2-0), Catar (1-0) y paraguay (1-0). Los empates se registraron con Brasil (2-2), Venezuela (0-0) y contra Chile, dos veces por 0-0, una en juego amistoso y otra en  Copa América (ganaron los chilenos en penaltis por 5-4).

Las derrotas fueron contra Corea del Sur (2-1), la que él calificó como su 'Corea Lag', por el malestar que le representó, y la otra en Francia contra Argelia, un 3-0 que es su caída más abultada y, en sus palabras, más aleccionadora.


Entre las buenas noticias del 2019 para Queiroz está el invicto que mantiene contra selecciones suramericanas, buen pálpito para el inicio de la Eliminatoria , en marzo de 2020, y la Copa América que se realizará en el país, hacia junio próximo.

Eso y el equilibrio que muestra son sus cartas más contundentes: suma 17 goles a favor y sólo 7 en contra. Debe ser lo que más satisfacción le produce pues su política de generar volumen de juego del medio hacia arriba, pero volver a posiciones defensivas de manera sacrificada y disciplinada al perder la pelota, encuentra respaldo en la estadística.


¿Y el juego?


La queja no pasa al final por los números, que evidentemente son buenos, sino por la baja cuota de gol que caracterizó a la Selección en el año y cierta ausencia de chispa en la mitad del campo, donde tradicionalmente Colombia ha sido muy fuerte.

El primer punto de controversia es el uso de un número 10: se ha cansado Queiroz de explicar que no lo seduce la idea de un volante creativo marcado pues el fútbol moderno privilegia más los extremos con presencia en el área rival que un hombre que ralentice el juego.

En su defensa hay que decir que los dos nombres con mejor perfil en este rubro no estuvieron disponibles juntos y también fueron baja por separado: James Rodríguez y Juan Fernando Quintero. 

Para aumentar la preocupación, los atacantes titulares, Falcao y Duván Zapata, también terminaron el año con problemas físicos y no estuvieron disponibles.

Sin embargo, esa contingencia permitió probar otras opciones conocidas, como Díaz, Muriel, Morelos o Roger Martínez, otras nuevas para el DT como Santos Borré o Steven Mendoza, y al final el resultado fue el mismo: un equipo espeso en la salida y sin mucha sorpresa. 

Es cierto que Queiroz termina el año sin seducir, sin enamorar a los cada vez más exigentes hinchas colombianos, por preferir su orden colectivo y el cero en el arco propio antes que abrir espacio al sello histórico del futbolista bajito pero inquieto, rápido de mente y piernas, aunque no muy hecho para la marca.

Lo bueno es que el fútbol le dará doble revancha en 2020, con el inicio de la Eliminatoria a Catar 2022 y la Copa América en Colombia. Será su momento de sacar a relucir sus dotes de conquistador...

GUARDAR
REPORTAR ERROR

TEMAS RELACIONADOS